Coordinaciones autonómicas sanitarias

Servicio de Salud de las Islas Baleares

Coordinación Autonómica de Salud Mental de les Islas Baleares

La Coordinación Autonómica de Salud Mental de las Islas Baleares está adscrita al Servicio de Salud de las Islas Baleares, depende de la Dirección de Asistencia Sanitaria y colabora en sus funciones con las subdirecciones de la Dirección de Asistencia Sanitaria, la Subdirección de Tecnología y Sistemas de la Información y el resto de estructuras directivas del  Servicio de Salud de las Islas Baleares (IB-SALUT).
Responsable de coordinación

José Oriol Lafau Marchena

Ubicación y contacto

Coordinación Autonómica de Salud Mental de las Islas Baleares
Dirección de Asistencia Sanitaria
Hospital Universitario Son Espases
Módulo Z, Carretera de Valdemossa 79, 07120 - Palma

Servicios
Documentos
 Enlaces externos de interés
Protocolo de actuación en caso de riesgo autolítico detectado en los centros educativos de las Islas Baleares

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística de 2018, el suicidio es la causa principal de muerte no natural en España, pues se registraron 3.539 fallecimientos, el doble que los causados por accidentes de tráfico (1.896). Estas cifras no incluyen las tentativas de suicidio, que son hasta veinte veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado

 

Parecería que estos datos solo hacen referencia a la población adulta, pero la realidad es que el suicidio representa la segunda causa de defunción entre la población juvenil de 15 a 29 años. En las Islas Baleares, la primera causa de muerte externa en esta franja de edad son los accidentes de tráfico, pero el suicidio la sigue muy de cerca: en 2018, trece jóvenes perdieron la vida a causa de accidentes de tráfico doce por suicidio.

 

Todas las personas podemos tener un papel importante en la prevención del suicidiopues es un problema global y multicausal de abordaje difícil, en que la difusión apropiada de la información y la sensibilización del problema son esenciales para el éxito de los programas de prevención. 

 

Se ha demostrado con evidencia científica que los proyectos de prevención, la educación para la salud y la mejora de la convivencia integrados en los centros educativos, con la participación de la comunidad y aprobados por los equipos directivos y la comunidad educativa (familias, profesorado y alumnado), son eficaces en la prevención del suicidio

 

Hay que considerar que la puesta en marcha de distintas estrategias preventivas y/o una intervención rápida y decidida del profesorado puede llegar a salvar la vida del alumno o alumna. En esta línea, este protocolo pretende seguir las directrices de la Organización Mundial de la Salud y de las recomendaciones de los planes de prevención de conductas suicidas de diversas comunidades autónomas de estados extranjeros.

 

Este protocolo es una continuación de la Guía para la prevención y el primer abordaje de la conducta suicida en los centros educativos de las Islas Baleares. Describe las actuaciones que hay que seguir después de confirmar la sospecha de riesgo autolítico, después de las tentativas autolíticas y después de los suicidios consumados. Pretende ser un marco de actuación consensuado entre profesionales de la salud de la educación. 

 

La intervención sobre el riesgo autolítico en los centros educativos consiste en asegurar la protección de la persona afectada, valorar el riesgo, derivarla a los recursos sanitarios adecuados y facilitar que se reincorpore al centro y que se le haga un seguimiento, en coordinación con su entorno social y los recursos implicados.

 

 

Descargar el Protocolo de actuación en caso de riesgo autolítico detectado en los centros educativos de las Islas Baleares

 

Guía para la prevención y el primer abordaje de la conducta suicida en los centros educativos de las Islas Baleares

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 800.000 personas mueren cada año por suicidio, que es la tercera causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años.

 

En 2018, el suicidio fue la principal causa de muerte no natural en España. La tasa estatal fue de 7,57 personas fallecidas por cada 100.000 habitantes, es decir, se contabilizaron 3.539 fallecimientos por esta causa. En las Islas Baleares ese mismo año murieron 71 personas por suicidio; la tasa fue de 6,29 por cada 100.000, pero la del grupo de edad de 15 a 19 años fue de 7,01 por cada 100.000.

 

Se estima que por cada suicidio ha habido entre 10 y 30 tentativas. Esa cifra asciende hasta una horquilla de 100 a 200 tentativas por cada suicidio en la adolescencia. Además, por cada suicidio quedan afectadas para siempre entre 6 y 10 personas del entorno de la víctima, que a su vez se convierten en víctimas supervivientes de la pérdida. Por lo tanto, se trata de un problema grave de salud pública, que es necesario abordar. 

 

Se sabe que los suicidios son prevenibles. Pero para que las respuestas sean eficaces se requiere una estrategia integral multisectorial de prevención de ámbito estatal.

 

En 2014, la Organización Mundial de la Salud declaró la prevención del suicidio como un imperativo global e instó a todos los estados del mundo a impulsar y establecer estrategias integrales de prevención. Por este motivo, la Consejería de Salud y Consumo —por medio del Plan Estratégico de Salud Mental 2016-2022— decidió priorizar la creación del Observatorio del Suicidio en el seno del Servicio de Salud de las Islas Baleares. Algunos de sus objetivos son impulsar acciones encaminadas a la prevención, la detección y el abordaje de la conducta suicidaelaborar protocolos de actuación para diferentes colectivos vulnerables, y mejoralos canales de derivación, comunicación y gestión de casos entre los profesionales de la salud y los de otros ámbitos. 

 

Esta guía está dirigida a los profesionales de los centros educativos (docentes, equipos de orientación, personal no docente, etc.) y al conjunto de profesionales que, de una manera u otra, están vinculados a aquellos (equipos de Consulta Jove, policías tutores, trabajadores sociales, educadores de calle, etc.). 

 

Todos podemos tener un papel importante en la prevención del suicidio, pues es un problema global y multicausal, en el que es difícil intervenir y son esenciales la difusión apropiada de la información y la sensibilización del problema a fin de que los programas de prevención tengan éxito.

 

Los programas de prevención, la educación para la salud y la mejora de la convivencia en los centros educativos obtienen mejores resultados con la participación de la comunidad y la aprobación de los equipos directivos y la comunidad educativa (familias, personal docente y alumnado)Siguiendo esta directriz, en las Islas Baleares disponemos del programa CEPS (por Centros Educativos Promotores de la Salud), que pretende facilitar que toda la comunidad educativa adopte modelos de vida saludables en un entorno favorable para la salud.

 

 

Hay que considerar que el establecimiento de distintas estrategias preventivas y una intervención rápida y decidida del profesorado pueden llegar a salvar vidas de alumnos. En algunos casos, la intervención consistirá en avisar su familia quienes tienen la tutela legal bien activar los servicios de emergencias o sanitarios oportunos para que valoren la situación e intervengan. La mayoría de los centros educativos tienen identificados sus propios recursos de zona: equipos de los centros de salud, que les pueden asesorar en temas relacionados con la salud; policías especializados en la infancia, y servicios sociales y de protección de menoresAsimismo, algunos centros de educación secundaria disponen de Consulta Jove, en la que se puede detectar alumnos en riesgo autolítico emprender las actuaciones oportunas cuando se identifiquen casos, coordinándose con el equipo de salud, CoorEducaSalutMental u otros dispositivos. 

 

Esta guía pretende facilitar información sobre la conducta suicida, facilitar las claves para reconocer los factores de riesgo, dar a conocer los factores protectoresmostrar el modo de afrontar el problema e indicar cómo actuar en cada situación que se detecte, todo ello en el ámbito de los centros educativos de las Islas Baleares.

 

 

Descargar la Guía para la prevención y el primer abordaje de la conducta suicida en los centros educativos de las Islas Baleares

 

El nuevo Plan estratégico de salud mental 2016-2022 establece las prioridades siguientes a la hora de avanzar en los modelos y en los procesos asistenciales de atención a la salud mental:

  • Incrementar progresivamente los servicios comunitarios y priorizar los servicios de proximidad (atención domiciliaria, unidades comunitarias de rehabilitación, centros de día, pisos tutelados y recursos de integración).
  • Garantizar una cartera de servicios comunes sanitarios y sociales en salud mental en todas las Islas Baleares.
  • Elaborar y aplicar un Plan de Atención Comunitaria de carácter polivalente y preventivo destinado a fomentar la autonomía de las personas.
  • Mejorar la atención de la salud mental en los pacientes de edad avançada.
  • Mejorar la organización y la atención a las personas con adicciones.
  • Potenciar los servicios de atención en el ámbito infanto-juvenil.
  • Promover la salud y la prevención de las enfermedades mentales.
  • Ofrecer formación continua a los profesionales.

Descargar el Plan estratégico de salud mental 2016-2022