Noticias

Servicio de Salud de las Islas Baleares

El Hospital Universitario Son Llàtzer renueva el área de radiología incorporando dos nuevos ecógrafos y un mamógrafo 3D

El Hospital Universitario Son Llàtzer incorpora a su tecnología dos nuevos ecógrafos y un mamógrafo 3D con tomosíntesis y camilla de punción para biopsia para el análisis y el control del cáncer de mama.

 

Los equipos forman parte del equipamiento de alta tecnología para la atención del cáncer de mama previstos en el convenio con la Fundación Amancio Ortega. El director general del Servicio de Salud, Juli Fuster; el gerente del Hospital, Francisco Marí, y la jefa del Servicio de Radiología, Carmen Martínez, han visitado juntos la instalación, que ya está operativa.

 

Los nuevos equipos están ubicados en un área completamente nueva del Servicio de Radiología, que dispone de las tres salas contiguas diseñadas específicamente para la comodidad de los pacientes y para optimizar el tiempo de los profesionales.

 

La Fundación Amancio Ortega y el Gobierno de las Islas Baleares suscribieron en mayo de 2017 un convenio para la renovación y la adquisición de equipos nuevos de última tecnología para la atención del cáncer de mama. Con la incorporación de los mamógrafos estará instalado el 100 % de la tecnología pactada en el convenio.

 

A lo largo del mes de diciembre entrarán en funcionamiento los cinco mamógrafos que quedaban (el Hospital Universitario Son Espases lo incorporó a principios de año), previstos para los hospitales Son Llàtzer, de Manacor, Comarcal de Inca, Can Misses y Mateu Orfila, así como las respectivas camillas de punción para biopsia de mama. Con esta inversión, los centros hospitalarios públicos de las Islas Baleares dispondrán de la tecnología más avanzada para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de mama.

 

El mamógrafo con tomosíntesis es un aparato de diagnóstico clave para localizar tumores, que además de hacer las radiografías de los senos, incorpora estereotaxia —un sistema tradicional para hacer biopsias dirigidas— y también tomosíntesis, una técnica mucho más reciente en que las más de 160 imágenes captadas por el aparato son después analizadas en una estación de trabajo para la reconstrucción de las lesiones. Gracias a esta adquisición se beneficiarán todas las mujeres susceptibles de tener una patología de la mama y las mujeres asintomáticas que tienen una mama muy densa y que, por sus antecedentes, deben hacerse un control.

 

Este mamógrafo permite la detección temprana de cánceres de mama pequeños que pueden quedar ocultos en una mamografía convencional, y también más precisión en la determinación del tamaño, la forma y la ubicación de las anomalías mamarias, menos biopsias innecesarias o pruebas adicionales, más probabilidad de detectar tumores de mama múltiples e imágenes más claras de anormalidades dentro del tejido mamario denso. Dispone también de un sistema de detección asistida por ordenador que analiza las imágenes para ayudar a detectar las lesiones sospechosas de ser un cáncer de mama.

 

El ecógrafo de mama 3D es un novedoso equipo desarrollado para hacer el estudio ecográfico de las mamas en pacientes sin síntomas y que tienen mamas densas. Se utiliza como complemento de la mamografía de control, especialmente indicado para las mujeres con mamas con una proporción mayor de tejido glandular y estromal respecto al tejido graso.

 

Según ha explicado la responsable del Servicio de Radiología de Son Llàtzer, «se disponía de unos equipos que habían quedado obsoletos, y estos son de ultimísima generación, de modo que podemos decir que ahora este hospital tiene todas las técnicas existentes para el estudio de la patología mamaria». A partir de ahora los médicos radiólogos expertos en este tipo de patología trabajarán conjuntamente con los técnicos de radiología, que colaborarán con las ecografías 3D, lo cual disminuirá la lista de espera cuando se haya consolidado la técnica.

 

El Servicio de Radiología de Son Llàtzer cuenta con alrededor de un centenar de profesionales, entre personal médico y de enfermería, personal técnico de diagnóstico por la imagen, auxiliares de enfermería, celadores y personal administrativo. En los últimos cuatro años ha experimentado una importante evolución, tanto por la incorporación de nuevo equipamiento como por la reorganización de los procesos, lo que ha derivado en la mejora de la calidad de la asistencia que se presta a los pacientes del Sector Sanitario de Migjorn y en la optimización de los recursos del Servicio.

 

Cabe destacar la renovación de once de los quince equipos; además, en breve se renovará la sala de intervencionismo vascular. Así mismo, se han renovado el equipo de rayos X del Hospital Joan March y las estaciones de diagnóstico desde donde el radiólogo informa, que permiten más resolución y más rapidez.

 

Gracias a todo ello ha sido posible incrementar la cartera de servicios de radiología con la resonancia cardiaca, la mamografía con contraste y la tomosíntesis de mama, lo que ha permitido reducir el número de derivaciones a otros centros sanitarios y un importante ahorro económico.

 

Además gracias a un trabajo multidisciplinar se ha creado una unidad de imagen cardíaca entre radiólogos y cardiólogos habiendo hecho posible la realización de 200 resonancias cardiacas y 450 TAC coronarios. Por otro lado, en 2018 se hicieron cerca de 107.000 pruebas de radiología simple, más de 16.600 tomografías computarizadas helicoidales, casi 3.600 pruebas de intervencionismo vascular, 23.400 ecografías, 11.000 mamografías y más de 7.200 resonancias magnéticas.

Últimas noticias

Servicio de Salud de las Islas Baleares

Área de Salud de Ibiza y Formentera

Área de Salud de Menorca

Twitter en directo