Desayunar todos los días antes de ir al colegio ayuda a crecer, estar fuerte y tener un buen estado físico; mantener un peso adecuado; sentirse más contento; favorecer las relaciones con la familia, y mejorar el rendimiento intelectual. Una alimentación saludable empieza con un desayuno adecuado.