Una alimentación saludable —junto con una actividad física adecuada— es fundamental para disfrutar de una buena salud física y mental, y también es una fuente de placer y una excelente manera de relacionarse.