imagen

 

Seguridad: galletas informáticas (cookies)

Actualmente, Internet es uno de los sectores más rentables de la economía en todo el mundo, más concretamente el de la publicidad en línea. Y es que, por medio de los dispositivos de almacenamiento llamados “galletas informáticas” (cookies) y la recuperación de datos, los prestadores de servicios obtienen datos relacionados con los usuarios, que posteriormente utilizan para prestar servicios concretos, servir publicidad o como base para desarrollar mejoras o nuevos productos y servicios.

Imagen 1 boletín 55

¿Qué son las galletas?

Las galletas son fragmentos de información que el navegador recoge de las páginas web visitadas. Esta información solamente se almacena durante la navegación en el caso de las galletas de sesión, pero con las galletas permanentes la información se mantiene en el equipo a fin de que el responsable de la galleta pueda tratarla en el futuro; el periodo de tiempo puede abarcar desde solamente unos minutos hasta varios años.

¿Cómo se regula el uso de las galletas?

La normativa vigente impone dos obligaciones al prestador del servicio: el deber de información y la obtención del consentimiento.

En resumen, debe facilitar lo siguiente:

Imagen 2 boletín 55

La información facilitada en el momento de solicitar el consentimiento debe ser suficientemente completa para permitir a los usuarios entender la finalidad para la que se instalan las galletas y conocer los usos que se les darán.

El consentimiento puede obtenerse por medio de fórmulas expresas, como haciendo clic en un apartado que indique “Consiento”, “Acepto” o algún término similar.

¿Qué riesgos puede suponer para el usuario el uso de galletas?

Aunque a priori las galletas por sí mismas no deberían suponer un riesgo para el equipo, pueden ser mal utilizadas para obtener más información de la que debería, o ser compartidas con otras personas sin consentimiento o incluso ser robadas para suplantar la identidad.

¿Cómo protegerse de galletas no deseadas?

Desde la Oficina de Seguridad recomendamos seguir unas pautas para ayudar a proteger el equipo de los riesgos que puede suponer el uso de galletas al navegar por Internet:

  • Use la navegación en modo incógnito que ofrecen algunos navegadores web.

    Imagen 3 boletín 55

  • Periódicamente, haga limpieza de galletas siguiendo las recomendaciones del navegador (Chrome, Internet Explorer o Firefox).
  • Lea las políticas de privacidad de las páginas web a las que dé sus datos personales.

Puede consultar la política de privacidad del Portal del Paciente del Servicio de Salud haciendo clic en este enlace.

Imagen 4 boletin 55

Para más información sobre el uso y la gestión de las galletas, consulte a la Oficina de Seguridad de la OTIC escribiendo a la dirección Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..