imagen

 

Cifrado de dispositivos

 

Dispositivos móviles

Existen muchos tipos de dispositivos móviles. Hasta hace poco, en las empresas se utilizaban los ordenadores portátiles, pero actualmente casi todos los empleados usan teléfonos inteligentes (smartphones), para uso tanto personal como corporativo, y también existe una tendencia creciente en el uso de tabletas (tablets).

Los riesgos más habituales de estos dispositivos móviles son la pérdida, el robo y la rotura, destrucción o avería. Sin embargo, aunque en muchos casos esta tecnología tiene un coste elevado, el mayor problema que se deriva de estos incidentes no es la pérdida económica directa, sino la pérdida o el robo de información. Para evitar estos riesgos es necesario implantar diversas medidas de seguridad, entre ellas el cifrado de dispositivos móviles.

 

¿Para qué sirve el cifrado?

Cifrar un dispositivo móvil significa hacer que la información que contiene sea mucho menos accesible de lo habitual. Esto se consigue haciendo que, para llegar a cierta información almacenada, haya que introducir una contraseña, de forma que si el dispositivo cae en malas manos exista cierta tranquilidad de que los datos no están tan expuestos.

Una vez cifrado el dispositivo, la música, los vídeos, las fotos y los datos de aplicaciones, solo serán accesibles introduciendo la contraseña o el código PIN que se haya configurado antes de iniciar el proceso. El motor de cifrado que suelen utilizar este tipo de dispositivos móviles es el cifrado AES de 256 bits.

 

¿Qué ventajas proporciona el cifrado?

La ventaja principal de cifrar un dispositivo móvil es que los datos personales están a salvo de casi cualquier ataque malintencionado.

 

¿Qué desventajas puede ocasionar el cifrado?

Cifrar un dispositivo móvil puede tener desventajas, pero que quizás no sean lo suficientemente graves como para echarse atrás.

La que más puede afectar es que el rendimiento del dispositivo resulte algo mermado, lo cual se puede notar especialmente en los móviles de gama media-baja; pero, actualmente, en los de gama media y alta este descenso del rendimiento probablemente ni siquiera se note.

 

¿Cómo se cifran los dispositivos móviles Android?

En todas las versiones de Android a partir de Gingerbread 2.3.4 se puede habilitar el cifrado. El proceso es muy similar, aunque puede variar la ruta en la que se encuentre esta opción, pero será muy parecida independientemente de la marca del dispositivo: hay que ir al apartado de seguridad (dónde encontrarlo puede variar según la versión de Android) en los ajustes del dispositivo y pulsar en la opción para cifrar el aparato; después hay que confirmar el PIN o la contraseña y esperar a que el proceso finalice —que puede tardar una hora, aproximadamente— sin interrumpirlo.

 

 

¿Cómo se cifran los dispositivos con sistema operativo iOS?

Apple introdujo la encriptación de dispositivos con iOS 8 en 2014, una opción que existe desde el iPhone 3GS y en todos los modelos del iPad. Para habilitar el cifrado de datos hace falta un código de seguridad o una huella dactilar.

Lo único que hay que hacer es configurar una contraseña o una huella digital en el dispositivo; de esta manera queda automáticamente cifrado y protegido.

Se admiten contraseñas de cuatro dígitos, como mínimo, aunque se puede optar por una más larga e imprevisible, que siempre resultará más segura.

Para introducirla hay que acudir al apartado de ajustes y seleccionar Touch ID y código, o bien Código en el caso de dispositivos de que no tengan lector de huellas.