El Área de Salud de Ibiza y Formentera publica el concurso para elaborar
el proyecto de reconversión del antiguo Hospital Can Misses

En la Unidad Polivalente de Convalecencia se ha duplicado el número de camas para enfermos crónicos que se había previsto inicialmente

La residencia para profesionales estará disponible antes de la temporada estival

 

El Área de Salud de Ibiza y Formentera ha publicado hoy en el Diario Oficial de la Unión Europea el concurso para elaborar el proyecto arquitectónico y de ingeniería de reconversión del recinto antiguo del Hospital Can Misses, actualmente denominado “edificio J” en el nuevo complejo hospitalario. El 10 de octubre del año pasado, la consejera de Salud, Patricia Gómez, ya presentó a los medios de comunicación el estudio previo de reconversión del edificio J, que se había presentado previamente en distintas reuniones a los ayuntamientos y al Consejo Insular de Ibiza.

El Servicio de Ingeniería del Área de Salud de Ibiza y Formentera ha elaborado los pliegos de condiciones para contratar al estudio de ingeniería y arquitectura que se encargará de redactar la primera fase del proyecto de reforma. Se prevé que esta contratación se lleve a cabo una vez resuelta la mesa de contratación, a finales de abril. Para elaborar el proyecto, el estudio elegido dispondrá de cuatro meses; posteriormente deberá aprobarse y a partir de ahí podrá contratarse la obra.

Se ha creado una comisión, compuesta por la Dirección y los servicios técnicos, que se encargará de hacer el seguimiento y la evaluación de la obra y de la posterior puesta en servicio de las instalaciones, además de elaborar los criterios de inclusión.

La reforma integral del edificio J constará de cuatro fases. En la primera se reformarán la planta baja y el sótano, donde se ubicarán el nuevo Centro de Salud Can Misses, la residencia para profesionales y desplazados de Formentera, un espacio destinado a asociaciones, el depósito de cadáveres y la sala de autopsias, y parte de la primera planta (concretamente la antigua planta de hospitalización de cirugía9, que se ha añadido al estudio previo original ya que se ha duplicado el número de habitaciones previstas inicialmente para esta unidad, pues se ha pasado de 15 habitaciones a 30 habitaciones dobles; este aumento ha respondido a las necesidades surgidas a partir de la nueva estrategia de cronicidad del Servicio de Salud.

Paralelamente se empezará a adecuar la residencia para profesionales, que se prevé que esté disponible antes del verano, por lo que se podrá utilizar para incorporar refuerzos durante la próxima temporada estival.

El Centro de Salud Can Misses será otra de las prioridades de esta obra y de la fase inicial. Ubicado en la planta baja y en la planta semisótano de las antiguas Consultas Externas, albergará 25 consultas. Por su parte, la zona del mortuorio multiplicará por seis su espacio y contará con una gran sala de autopsias y un depósito con seis cámaras mortuorias. Además, las asociaciones también dispondrán de un amplio espacio, de casi 800 m2. El criterio de inclusión de las asociaciones está pendiente de establecer, pero en principio deben tener un objeto asistencial y compartido con el Servicio de Salud.

La obra de la primera fase supondrá reformar 6.000 m2 de las plantas primera, baja y semisótano, que ha aumentadorespecto al estudio previo por la ampliación de la Unidad Polivalente de Convalecencia. Con esta primera fase se sientan las bases de la reforma integral de todo el edificio y la futura ampliación de las unidades creadas.