Logo HCIN

Se trata de ofrecer a las mujeres una opción más a la hora de elegir el modo de dar a luz a sus hijos

En las Islas Baleares se han invertido más de 700.000 euros en proyectos orientados a la mejora en la atención al parto normal

El consejero de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, acompañado del director gerente del Hospital Comarcal de Inca, Federico Álvarez, y la supervisora ​​de paritorio de este hospital, Dagmar Bork, ha presentado la primera instalación en los hospitales públicos de las Islas Baleares y la segunda en los de España, que posibilita a las mujeres el parto dentro del agua, en el marco de la estrategia de atención al parto normal.

En octubre del año 2007 el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud aprobó la estrategia de atención al parto normal. Desde entonces, el Ministerio de Sanidad y Política Social y la Consejería de Salud y Consumo con el objetivo común de impulsar proyectos para la mejora de la atención al proceso del nacimiento, garantizar la humanización de la atención y fomentar el lactancia en los Servicios Públicos de Salud han firmado convenios de colaboración anuales. Esto ha supuesto para la sanidad pública de las Islas Baleares una financiación de casi 400.000 euros en los últimos años. Además de la financiación recibida para proyectos de salud perinatal, que en los últimos 3 años ha supuesto unos 330.000 euros. Una inversión total de más de 700.000 euros.

Esta estrategia nace para dar respuesta a las organizaciones de mujeres, y la sociedad en general, que reivindican el derecho a parir con respeto a la intimidad, participando en las decisiones y en las mejores condiciones para ellas y sus hijos y sus hijas .

En los últimos años, desde la Consejería de Salud y Consumo, y para propiciar la consecución de estos objetivos, se ha trabajado con la siguiente filosofía:

  • Un parto humanizado, en el que el respeto a la intimidad ya la individualización es primordial, sin establecer prácticas rutinarias ni intervenciones innecesarias que comprometan la comodidad de la mujer.
  • Ofrecer un trato individualizado a la mujer, favoreciendo un ambiente relajado y ofreciendo, dentro de unos protocolos, la opción de autonomía y libre elección respecto al tipo de parte de desarrollar.
  • Y dar una atención integral a la mujer ya su familia durante el parto.

La atención al parto se realizará bajo el concepto general que el nacimiento es un proceso fisiológico en el que sólo se debe intervenir para corregir desviaciones de la normalidad, y que los y las profesionales sanitarios que participan en el atención al parto deben favorecer un clima de confianza, seguridad e intimidad, respetando la privacidad, dignidad y confidencialidad de las mujeres. En este sentido la estrategia hace recomendaciones en las siguientes líneas:

  • Evitar la realización de prácticas de manera sistemática tales como: el rasurado del periné, la utilización de enemas, episiotomía, entre otros.
  • El acompañamiento durante el proceso
  • El manejo del dolor durante el parto
  • Libre elección de la posición durante el período de dilatación y el expulsivo
  • Partes poco intervencionistas
  • Contacto precoz madre y bebé
  • Atención postnatal inmediata. Lactancia materna.

En 2008 se realizaron en hospitales públicos de Baleares 9100 partes (un 11% más que en 2007), de los cuales un 20% fuimos cesáreas. De esta cifra global, 1.092 se hicieron en Inca, con un porcentaje del 14% de cesáreas, el más bajo de las Islas Baleares.

Los hospitales de las Islas Baleares han modificado progresivamente sus estructuras para facilitar la atención al parto normal. Una de las acciones clave ha sido potenciar entornos confortables y cálidos. Los centros disponen de elementos que facilitan la relajación y el confort de la mujer y la pareja como son la música, pelotas de masaje y ahora la bañera sin renunciar a elementos tecnológicos para realizar una monitorización y un control del bienestar fetal adecuado a las recomendaciones de la OMS. Se ofrece a las mujeres la posibilidad de elegir uno o varios métodos para el control del dolor y que se puedan mover y elegir la posición durante el parto de acuerdo a sus necesidades y preferencias.

Actualmente se está desarrollando una Guía de buenas prácticas en la asistencia al embarazo, parto y puerperio en la que participan profesionales de matrona, ginecología y obstetricia, enfermería y pediatría de todas las Islas. La finalidad principal de esta guía es el consenso en la atención interdisciplinaria al parto de bajo riesgo y la continuidad entre la atención primaria y la especializada mejorando la eficiencia y calidad en la atención a las mujeres y sus familias.

Parte dentro del agua

En el seno de esta estrategia, hoy se ha presentado en el Hospital de Inca la primera instalación que permite ofrecer el parto dentro del agua. Progresivamente los hospitales, en función de la capacidad inversora y de la formación especifica de los profesionales, irán adaptando las estructuras para ofrecer a las mujeres el parto dentro del agua.

El uso del agua durante el trabajo de parto se ha asociado con partes más cortos y con el hecho de que ayuda a las mujeres a relajarse y llevar mejor las contracciones, sentirse más en control y reducir las intervenciones de los y las profesionales de la salud para proveer una suave transición de la vida intrauterina a la extrauterina.

El agua caliente reduce el dolor y tiene como efecto la relajación. Estar dentro del agua permite una mayor movilidad. Un parto relajado da satisfacción a la mujer y al acompañante.

Ofrecer el proceso de parto en agua es una opción más, de entre todas, a elegir por las mujeres que acuden a parir al hospital Comarcal de Inca, siempre que no esté contraindicado por el propio desarrollo del proceso de parto.

El proceso de parto en agua se lleva a cabo bajo un protocolo que está basado en la evidencia científica disponible.

Se determinan las condiciones que deben darse para parir en el agua:

  • Criterios de inclusión: embarazo de bajo riesgo (37-42 semanas de gestación)
  • Criterios de exclusión: factores patológicos.
  • Criterios de abandono: riesgo de pérdida de bienestar fetal y bienestar materno.

El parto en el agua requiere el control de una comadrona o un partero por mujer, lo que se llama "one to one".

En todo momento se controla la temperatura del agua, la tensión de la madre, el latido fetal, la progresión del parto. Y en la última fase del parto siempre debe haber dos comadronas o comadronas

El protocolo dice también que en el momento que se detecte alguna anomalía, se debe optar por otro tipo de parte fuera de la bañera.

Formación de los profesionales de la matrona para la atención al parto en el agua:

  • Deben aprender a llevar a cabo la asistencia al proceso de parto en el agua con otro profesional formado en esta materia que debe supervisar al menos 5 procesos de parto en agua
  • En el HCI ya hay 2 comadronas formadas en el proceso de parto en agua. A lo largo del 2009, todas las comadronas y el comadronas del hospital deben realizar esta formación.
  • Se debe informar a los y las profesionales de la matrona de Atención Primaria del área de la HCI sobre la puesta en funcionamiento del proceso de parto dentro del agua y su protocolo ya que deben informar a las embarazadas que acuden a la preparación al parto.

Para la instalación de la bañera de dilatación y parto del Hospital Comarcal de Inca ha reformado una de las salas de parto, adecuándola a la nueva infraestructura. Además, se ha dotado la sala de partos de una cama específico, todos los accesorios necesarios (luces, cuerdas de sujeción, ...) y telemetría para cardiotocógrafo, que permite la movilidad de la mujer.

Attachments:
Download this file (Resolucio PARITORIO 27-03.pdf)Resolucio PARITORIO 27-03.pdf[ ]1602 kB

Tiempo de espera en Urgencias

Imagen reloj

 

Generales: 01:00

Pediátricas: 00:23

Actualizado: 30/11/21 23:00

RECUERDE: Puede acudir al PAC de su centro de salud más próximo.

Banner ISO9001