Cuidar la salud

Tus decisiones son importantes para tu salud

Pautas básicas generales para personas con alteraciones conductuales durante el confinamiento por el estado de alarma por COVID-19: trastorno del espectro autista (TEA), conductas disruptivas del comportamiento, etc.

Pautas generales para pacientes y cuidadores:

  • Mantenga una rutina diaria variada y estructure los tiempos. Si es necesario, haga una agenda para la mañana y otra para la tarde. Establezca una rutina de sueño adecuada y manténgala.
  • Estructure los espacios en casa y destine un lugar a cada tipo de actividad.
  • Se recomienda elaborar un registro de todas las actividades que se pueden realizar en casa, y dentro de las posibilidades, respetar las preferencias de la persona a la hora de elegirlas: tareas como la higiene y el autocuidado, tareas domésticas, tareas que impliquen estar sentado y en movimiento, tareas escolares, teniendo en cuenta los tiempos de duración de cada tarea a la hora de hacer la agenda.
  • Trate de limitar el uso de pantallas y tecnologías audiovisuales, dado que el uso sin medida y sin control de este tipo de herramientas puede generar problemas de conductas a corto o a largo plazo, en algunos casos.
  • Intente mantener las capacidades y aprendizajes adquiridos previamente. Todo lo que se pueda hacer de manera autónoma debe seguir haciéndose: higiene, vestido, alimentación, etc.
  • Tenga en cuenta que estas personas pueden tener dificultad a la hora de autoanalizar y expresar síntomas, por lo que los cuidadores y familiares deben estar muy atentos por si aparecen alguno de ellos. Se puede recurrir a herramientas de apoyo visuales para preguntar por dolores y estados.

 

Pautas para los cuidadores de niños:

  • Recuerde que en niños con TEA todas las actividades deben ser presentadas en forma de juego de colaboración, donde parezca que es el niño el que toman la iniciativa. Es preciso proponer estas actividades sin que se sientan invadido, con el fin de prevenir las explosiones comportamentales y agitación psicomotriz como respuesta de rechazo
  • Tenga en cuenta que una intervención, por pequeña que sea, que modifique las rutinas habituales o sea muy impositiva, puede desencadenar una alteración comportamental disruptiva y/o agresiva.
  • Procure que el niño tenga una dieta equilibrada.
  • Haga que el niño disponga de una agenda visual (con fotografías, pictogramas, etc.) diaria y semanal.
  • Intente establecerle un horario de sueño y mantenerlo.
  • Procure que el niño haga ejercicio a diario en el domicilio: un juego participativo es lo más indicado, por ejemplo en forma de baile.
  • Elabore junto con el niño un registro de todas las actividades que se pueden hacer en casa y, dentro de las posibilidades, respete las preferencias del niño a la hora de elegirlas.

 

Propuestas de actividades durante el confinamiento con niños pequeños:

  • Actividades de cocina.
  • Circuitos para saltar, pasar túneles, esconderse o enrollarse en mantas, chutar pelotas hechas en casa, etc.
  • Masajes y más tiempo dedicado al baño.
  • Juegos sensoriales con harina, legumbres, olores con especias u otros.
  • Escuchar música y bailar.
  • Juegos manipulativos con objetos, caja de formas, puzzles, circuitos de pelotas, vías de trenes, coches y aparcamientos, etc.

 

Propuestas de actividades durante el confinamiento con los niños mayores:

  • Las actividades anteriores en caso de que les gusten.
  • Juegos con muñecos, disfraces, etc.
  • Manualidades, como pinturas, dibujo, papiroflexia, globoflexia, plastilina, etc., si el niño ya mostraba agrado por estas actividades antes del confinamiento.
  • Juegos de mesa, en caso de que ya los admitiera antes del confinamiento.
  • Dispositivos digitales y pantallas, habiéndose pactado un tiempo limitado de su uso antes de empezar y usándolas de manera compartida, dejando que muestren qué les interesa, a quién siguen, qué les gusta, a qué juegan, etc.

 

Asistencia para cuidadores de niños con TEA durante el confinamiento:

  • Si necesita asistencia por alteraciones emocionales o de conducta, póngase en contacto con su centro médico de referencia.
  • Procure no utilizar el servicio de urgencias a menos que sea imprescindible, dada la disminución de personal sanitario dedicado a la atención directa.

 

Salir a la calle durante el confinamiento:

Mientras dure la situación de confinamiento ocasionada por el COVID-19, las personas con TEA que tengan alteraciones conductuales están habilitadas para salir a la calle con un acompañante, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio de la COVID-19. Esta medida queda recogida en el Boletín Oficial del Estado de 20 de marzo de 2020.

Si sale a la calle, lleve el certificado de discapacidad o la prescripción del profesional sanitario.

 

Enlaces a recursos:

IBSALUT INFORMA