El ejercicio de 2010 siguió condicionado por la grave situación económica. En consecuencia, como han hecho la mayoría de los servicios de salud, los planes para mejorar la eficiencia y controlar el gasto ocuparon una parte importante de los esfuerzos.